Momentos en que el Estadio Nacional fue más deportes que el fútbol

Sin dudas el Estadio Nacional Julio Martínez Prádanos es uno de los recintos más emblemáticos del país, en el que se han albergado múltiples eventos deportivos y que ha sido testigo de grandes hazañas en el mundo del fútbol, específicamente. No obstante, en esta ocasión recordaremos algunos momentos en que el histórico Coloso de Ñuñoa fue sede de eventos deportivos ajenos al balón pie.

El choque de puños legendarios

Nos remontamos al año 1947, un tal Joseph Louis Barrows, más conocido como Joe Luis “El bombardero de Detroit”, nacido en Alabama, EE.UU, uno de los boxeadores más grandes del pugilismo planetario, campeón del mundo de peso pesado por más de 11 años consecutivos, visitó Chile para enfrentarse en un duelo de exhibición  al destacado boxeador nacional de aquellos años, Arturo Godoy, con quien había forjado una gran amistad tras enfrentarse anteriormente en dos ocasiones. En la primera, el chileno estuvo a punto de coronarse como campeón de peso pesado, siendo una de las peleas más difíciles para el norteamericano.

La visita del “bombardero de Detroit” causó gran revuelo entre los aficionados del pugilismo, pues era la primera vez que una figura del deporte mundial de la envergadura de Joe Luis arribaba al país, en una pelea de exhibición que tuvo como sede al Estadio Nacional y en el que las cerca de 30 mil personas en las graderías, presenciaron un espectáculo donde el estadounidense terminó doblegando a su amigo iquiqueño.

Carrera en el Coloso

Uno de los corredores más populares del atletismo nacional del siglo XX, Ramón Sandoval, especializado en corridas desde 800 hasta 1.500 metros, vivió uno de sus momentos más épicos en el recinto de Ñuñoa. En sus comienzos a nivel internacional, se especializó en los 400 metros, participando en los Juegos Panamericanos de Buenos Aires 1951, quedando en tercer lugar. Un año después en la misma ciudad trasandina, estuvo en el Campeonato Sudamericano donde se llevó la medalla de bronce y no se fue del todo contento a Chile.

Tiempo después en el año 1953, alejado del atletismo por un tiempo, decide volver nada más ni nada menos que al mítico Estadio Nacional para competir en el Campeonato Sudamericano Extra, saliendo victorioso en los 800 metros con una nueva marca de 1m.52s.3, 3 décimas por debajo del récord sudamericano logrado por su compatriota Hugo Nuttini cuatro años atrás. Tras esto, Sandoval siguió cosechando triunfos en su carrera como atleta, convirtiéndose en una leyenda chilena del medio fondo.

La pelea por conquistar el mundo

En 1975, teniendo nuevamente al boxeo como protagonista, Martin Vargas, una de las máximas leyendas del deporte nacional, conseguiría el cinturón sudamericano en el Estadio Nacional venciendo por KO al ecuatoriano Gonzalo Cruz, a los pocos segundos de haber comenzado la pelea. Vargas intentó conquistar el cetro mundial en cuatro ocasiones, pero sin tener suerte. En el año 1977, el pugilista nacional se enfrentaría en dos ocasiones a uno de los maestros del ring llamado Miguel Canto, en la ciudad de Yucatán, México, ocurrió el primer enfrentamiento en la que el chileno tuvo un digno desempeño, pero no pudo llevarse la victoria. La revancha, en noviembre del mismo año, el mexicano no tuvo mayores complicaciones para derrotar a Martin en 15 asaltos, duelo que se disputó en el mítico recinto ñuñoíno.

Bienvenida a la ovalada profesional

Ya en el siglo XXI, el primer equipo chileno profesional de rugby llamado Selknam, creado en noviembre del 2019, y que forma parte de la Superliga Americana de Rugby, la primera competencia profesional de Sudamérica, debutó oficialmente en marzo del 2020, consiguiendo su primera victoria por 15-13 ante el poderoso Peñarol de Uruguay en el Estadio Charrúa de Montevideo. Ya en la segunda fecha, en medio de una pandemia que comenzaba a gestarse en el país, el equipo chileno de rugby jugaría su primer partido como profesional en Chile, en la cancha principal del Estadio Nacional frente al elenco trasandino de Ceibos ante más de 5 mil personas que presenciaron el encuentro pese a la llegada del coronavirus. El duelo terminó con victoria para el equipo argentino. Sin embargo, aquella derrota no borrará una de las fechas que quedará grabada a fuego en la historia del rugby nacional.

Si bien el Estadio Nacional, también conocido como el Coloso de Ñuñoa por su similar estructura de un coliseo, es recordado por momentos históricos del fútbol nacional, tanto a nivel local como de selección, en este gran teatro ha sido el escenario de momentos legendarios, donde el recinto de Ñuñoa ha sido testigo de hechos que quedarán grabados en la memoria del deporte criollo, y que esperemos, seguirán aumentando en el mítico Estadio Nacional Julio Martínez Prádanos.