Top Tenistas más influyentes de la historia: Boris Becker, el campeón más joven de Wimbledon

Hay jugadores que dejaron un legado muy importante. No cabe duda de que desde hace años el tenis está inmerso en una sus mejores etapas, con Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic, donde la coincidencia de este trío de titanes coincidieran en la misma época causó toda una revolución en el deporte planetario, en que han surgido numerosas estadísticas que sugieren al Big3 como los mejores de la historia.

Sin embargo, en este Top te presentaremos a cinco grandes tenistas inmortales fuera de Federer, Nadal y Djokovic, que dejaron su huella en el deporte blanco, comenzando con una leyenda germana.

Boris Becker

El nacido en Leimen se transformó en el primer tenista alemán que ganó un torneo de Grand Slam. Se presentó nada más y nada menos que en Wimbledon, la Catedral del Tenis. Específicamente, en el All England Lawn Tennis and Croquet Club, la cancha central a la que el germano nombró en alguna ocasión “el patio trasero de mi casa”.

Becker hizo su debut profesional en 1984, y en el 85′, con tan solo 17 años, explotó definitivamente para transformarse en uno de los deportistas con las carreras más ascendentes en la historia.

Llegó a Wimbledon como jugador no sembrado, destacaba por su físico impresionante con 1.90m de estatura, que lo hacía parecer más un jugador de rugby que un tenista, y acabó alcanzando la final de un campeonato donde sorprendió constantemente por su aplomo y la concentración con la que disputaba los puntos.

Con un potente servicio y gran juego de red, venció por 6-3, 6-7, 7-6, 6-4 al sudafricano  Kevin Curren en el duelo por el título, convirtiéndose en un héroe nacional, al punto que fue recibido con un desfile en su regreso a Alemania, y además, transformándose en el tenista más joven en ganar Wimbledon. Un récord que continúa vigente hasta hoy.

En 1986 consiguió, tras tan solo dos años como tenista profesional, situarse en el segundo puesto de la ATP y quedarse con Wimbledon por segundo año consecutivo. En 1988 consiguió por primera vez la Copa Davis, triunfo que repetiría en 1989, cuando también se quedaría con el Abierto de Estados Unidos.

En individuales, el tenista obtuvo una lista de galardones sumamente extensa, entre las que destacan seis títulos de Grand Slam: Wimbledon en 1985, 1986 y 1989, el Abierto de Australia en 1991 y 1996, y el Abierto de los Estados Unidos de 1989, a los que se suman 13 títulos de ATP 1000 Masters Series. Sumado a esto, Becker también quedaría con la medalla de oro en los dobles masculinos por los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992.

En otros aspectos, las ganancias por su carrera suman un total de 25 millones de dólares, lo que llevó al alemán a ser unos de los primeros revolucionarios del marketing dentro del deporte, y sus contratos con marcas multimillonarias lo catapultarían al éxito total.

Hablando específicamente respecto a su estilo de juego, es importante recordar que Becker es el propulsor inicial de la mítica jugada de tenis de, “la estirada contra el piso”, un recurso que el germano utilizó constantemente a lo largo de su carrera, en que siempre destacó su estilo aguerrido.

Fue número 1 en el ranking ATP durante 12 semanas en 1991 y se retiró con 32 años, a causa de la lamentable muerte de su padre y los problemas fuera de la cancha que no le permitían concentrarse en “la raqueta y la pelota”.

Author: Alejandro Valdivielso

Periodista titulado UDD 2019. Columnista Arenga del Abuelo y Universo Deportivo.