Valencia en el nuevo Colo-Colo

Lo mejor que le pudo pasar al conjunto albo es la llegada de Leonardo Valencia. Con tan pocos partidos al hombro, el 10 de Colo-Colo ha demostrado ser uno de los jugadores más importantes del equipo, tanto en lo táctico como en lo anímico, marcando un punto de inflexión en el estilo de juego del “Cacique” en comparación a la temporada pasada.

Valencia ha marcado 4 goles en sus primeros 4 partidos con la casaca blanca, y es que se puede visualizar a un jugador con hambre de victoria, con una energía sublime a la hora de tocar el campo de juego, una visión y un buen estado de forma, un futbolista que faltaba en la contienda alba.

Es muy temprano para hablar de “Valencia-dependencia”, sin embargo, la situación va por esa dirección. El equipo juega distinto con él en cancha, un hombre que es capaz de entender a sus compañeros, nutre y facilita al equipo con su calidad a la hora de generar una jugada de gol, es dueño de todos los balones quietos del cuadro albo, y posee una motivación que desparrama a sus compañeros. Sin duda, a Colo-Colo le cayó como anillo al dedo este jugador.

El conjunto albo disputará Copa Chile, Copa Libertadores y el Torneo Nacional, las tres competiciones  generarán un desgaste notorio en el equipo, y Salas tendrá la obligación de saber amortiguar a sus jugadores, sobre todo con Valencia, ya que es el mejor jugador de la plantilla, y deberá ser fundamental para los partidos importantes.

Un jugador que ilusiona a Colo-Colo. Es el estandarte del club, y tiene la obligación de demostrar el potencial que exhibió en su etapa en Universidad de Chile y Botafogo. Salas sabe muy bien que es su arma más potente, y debe aprovechar que está en su mejor momento futbolístico.

Author: Tomás Orellana

Estudiante de periodismo de la Universidad Nacional Andrés Bello (UNAB). Columnista de Universo Deportivo.